fbpx

Circuncisión en Monterrey

Inicio / Circuncisión en Monterrey

La circuncisión en Monterrey es remover de forma quirúrgica la piel que cubre la punta del pene. El procedimiento es sumamente común a nivel mundial entre los recién nacidos, particularmente en algunas culturas y religiones. Es posible realizar la circuncisión después del período neonatal, aunque pudiera ser un procedimiento ligeramente más complejo.

circuncisión en Monterrey

Para algunas doctrinas, la circuncisión es un ritual religioso. Sin embargo, el procedimiento también puede ser un tema de tradición familiar, preferencias personales, higiene individual o cuidado preventivo de la salud. No obstante, algunos otros consideran que la circuncisión es innecesaria.

¿Por qué realizarla?

En algunas ocasiones, existe la necesidad o indicación médica de realizar la circuncisión; por ejemplo, cuando el prepucio está demasiado apretado como para moverlo hacia atrás (retraerlo) sobre el glande. En otros casos, especialmente en algunas partes de África, se les recomienda la circuncisión a los niños mayores o a los hombres a fin de reducir el riesgo de contraer determinadas infecciones de transmisión sexual.

La American Academy of Pediatrics (Academia Estadounidense de Pediatría, AAP) afirma que los beneficios de la circuncisión superan los riesgos. Sin embargo, la AAP no recomienda la circuncisión de rutina para todos los niños recién nacidos. La AAP les deja la decisión de la circuncisión a los padres y apoya la administración de anestésicos para los bebés que se sometan al procedimiento.

Beneficios para la salud

La c circuncisión en Monterrey podría tener diversos beneficios para la salud, como los siguientes:

Higiene más sencilla

La circuncisión hace que sea más simple lavar el pene. Sin embargo, a los niños con pene no circuncidado se les puede enseñar a lavarse con regularidad la zona debajo del prepucio.

Menor riesgo de padecer infecciones urinarias

El riesgo de contraer infecciones urinarias en hombres es bajo; sin embargo, estas infecciones son más frecuentes en los hombres que no se sometieron a una circuncisión. Las infecciones graves que se presentan en las primeras etapas de la vida pueden causar problemas renales en el futuro.

Menor riesgo de contraer infecciones de transmisión sexual

Los hombres circuncidados podrían tener un menor riesgo de contraer determinadas infecciones de transmisión sexual, como VIH. Igualmente, las prácticas sexuales seguras siguen siendo esenciales.

Prevención de problemas peneanos

En ocasiones, puede ser difícil o imposible retraer el prepucio de un pene no circuncidado (fimosis). Esto puede provocar inflamación en el prepucio o en el glande.

Menor riesgo de padecer cáncer de pene

Si bien el cáncer de pene es poco frecuente, es menos común en los hombres circuncidados. Asimismo, el cáncer cervical es menos frecuente en las parejas sexuales femeninas de los hombres circuncidados.

Sin embargo, los riesgos de no someterse a una circuncisión en Monterrey no solo son poco frecuentes, sino que se pueden evitar con un cuidado adecuado del pene.

La circuncisión podría no ser una opción si existen determinados trastornos en la coagulación de la sangre. Además, podría no ser adecuada para bebés prematuros que aún requieren atención médica en la sala de recién nacidos del hospital ni para bebés que nacen con anomalías en el pene.

La circuncisión no afecta la fertilidad y, en general, no se cree que aumente ni disminuya el placer sexual en los hombres o en sus parejas.

¿Cuáles son los riesgos del procedimiento?

Como todo procedimiento quirúrgico, siempre hay un riesgo y como padres es probable que tengan dudas de someter a una operación a sus hijos recién nacidos. Para tranquilizarlos, la circuncisión es un procedimiento muy común y las complicaciones son raras.

Son contadas las situaciones donde puede existir sangrado moderado durante el procedimiento, infección (en caso de que no haya un cuidado adecuado) o dolor que dure varios días. La incidencia de complicaciones graves se estima tan baja como 0.2% y a menudo ocurre con circuncisiones realizadas fuera del entorno hospitalario.

¿Qué sucede durante la circuncisión en Monterrey?

La mayoría de las circuncisiones se realizan entre 24 y 72 horas después del nacimiento. También pueden llevar a su pequeño al consultorio dentro de los primeros 10 días de vida para que le realicen la circuncisión. El procedimiento suele tardar entre 10 y 20 minutos. Puede quedarse con su bebé durante todo el proceso.

Por lo general, llevarán a su bebé a una sala de procedimientos y lo colocarán en una mesa especial con sujeciones suaves para brazos y piernas. Los recién nacidos todavía tienen ese adorable reflejo de sobresalto, por lo que esto es realmente útil para que todos se sientan más cómodos.

Se puede inyectar un anestésico en la base del pene con una aguja o se puede aplicar como crema tópica en la piel. Dependiendo del método que prefiera su médico colocarán un anillo de plástico o una abrazadera especial alrededor del prepucio para cortar el suministro de sangre y luego quitarán el prepucio.

Cuidados postoperatorios

Inmediatamente después de la circuncisión, una gasa suave cubierta con vaselina se envolverá sin apretar alrededor de la punta del pene para evitar que se pegue al pañal de su bebé. La mayoría de las especialistas recomiendan bañar con esponja a un recién nacido una o dos veces durante la primera semana, en estos casos deben tener cuidado con la gasa mientras el pene se está curando.

Es probable que haya algo de enrojecimiento, hinchazón y un ligero sangrado o supuración durante unos días después de la circuncisión. La mayoría de los recién nacidos se recuperan completamente de la circuncisión en 7 a 10 días.

El Dr. David Fernández, médico urólogo con más de 10 años de experiencia en medicina urológica para niños y adultos; también es certificado a nivel nacional por el Consejo Mexicano de Urología e Internacional y es un congresista reconocido en la comunidad médica, puede llevar a cabo la circuncisión en Monterrey en su consultorio en Doctors Hospital, Consultorio 823, C. Ecuador #2331, Col. Balcones de Galerías, Monterrey, N. L. Agenta tu cita a través del correo electrónico drdavidfernandezurologia@gmail.com o vía telefónica al (81) 2719 7020 y (81) 2719 7021.

Abrir chat